Descubrimientos arqueológicos sin precedente

En la vasta extensión territorial de la Hacienda Kankirixche se encuentran vestigios arqueológicos muy importantes descubiertos y estudiados recientemente por el grupo espeleológico AJAU, de igual manera en el aspecto biológico se encontró fauna endémica en peligro de extinción. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el grupo AJAU en colaboración con Raymundo Concha, dueño de la hacienda, han asegurado la preservación de estos elementos culturales únicos en su tipo.

La cueva de la Anguila se encuentra muy cerca de tres basamentos prehispánicos que muy seguramente están relacionados entre sí, por esta razón se decidió investigar la cavidad. Históricamente los mayas usaron las abundantes cuevas y cenotes característicos de la geografía de la península de Yucatán como lugares sagrados o con fines ceremoniales.

Dentro de la cueva se encontraron alineamientos en el piso que se considera fueron modificados por el hombre, los restos óseos y la gran cantidad de cerámica esparcida en toda la cueva sugieren un sitio ceremonial importante en la región de Acanceh, donde se hayan estructuras prehispánicas de tamaño considerable.

El descubrimiento más relevante fue una flauta en forma de foca, el arqueólogo Raúl Manzanilla del grupo AJAU  comento el porqué de la relevancia de este descubrimiento en especial.

“Es muy poco común encontrar un instrumento musical en una cueva y que este completo, en segundo es poco común encontrar la representación de una foca en un instrumento musical y tercero es poco común encontrar una representación de este tipo en el centro del estado, lejos de la costa”.

Por el tipo de cerámica las piezas muy probablemente pertenece al periodo clásico tardío de la cultura maya, sin embargo el INAH se encargará de hacer las pruebas correspondientes para determinar con exactitud la antigüedad de la pieza.

En el aspecto biológico se encontraron cuatro especies endémicas en peligro de extinción, el camarón ciego, la cochinilla acuática, la anguila ciega (que le da en nombre a la cueva) y la dama blanca o pez ciego. Manzanilla resaltó que hasta el momento no se ha reportado la presencia de estas especies juntas en cenotes o ríos subterráneos, al respecto señaló que la última vez que él y su equipo visitaron la cueva, encontraron pequeños cardúmenes de pez ciego, lo cual indica que este medio natural es completamente saludable para la reproducción.

Todos estos elementos culturales y biológicos hace de la cueva de la Anguila en la Hacienda Kankirixche un lugar único en su tipo, por este razón la cueva fue cerrada y su ubicación no será revelada para así conservar intacto este valioso ecosistema.

In the vast territory of the Hacienda Kankirixche many important archaeological remains have been found, as wells as biological endemic fauna studied recently by the speleological group Ajau. The National Institute of Anthropology and History (INAH) and group Ajau in collaboration with Raymundo Concha, owner of the property, have ensured the preservation of these cultural elements unique in its kind.

The Eel Cave is located near to three pre-Hispanic bases which are surely interrelated, for this reason it was decided to investigate the cavity. Historically, the Mayas used caves and sinkholes, characteristic of the geography of the Yucatan Peninsula, as sacred or ceremonial places.

Inside the cave were found stone alignments considered man made, the bones and the large amount of pottery scattered throughout the cave suggest  an important ceremonial site in the Acanceh region, where there are pre-Hispanic structures of considerable size.

The most significant discovery was a flute with the shaped of a seal, the archaeologist Raúl Manzanilla from Ajau Group commented why these findings are very relevant.

“First, It’s very rare to find a complete musical instrument in a cave. Second, it is rare to find a seal represented in a musical instrument, and third it is very rare to find a representation of this kind in the center of the state, far away from the coast. “

The type and characteristic of the ceramic find in the cave probably belongs to the late classic period of Mayan culture, explained Raul Manzanilla, but the INAH will be responsible of performing the appropriate tests to determine accurately the age of the piece.

In the biological aspect, the Ajau Group  found four endangered endemic species, the blind shrimp, the aquatic cochineal, the blind eel (the name of the cave), and the white lady or blind fish. Manzanilla stressed that so far it has not been reported the presence of these four species together in a cenote or underground rivers. Last time when Manzanilla went down the cave with his team, they saw a new colony of blind fish, indicating that this is completely healthy natural environment for reproduction.

All these cultural and biological elements found in the Eel Cave makes the Hacienda Kankirixche a unique place of its kind. For this reason, the cave was closed and its location will not be disclosed in order to preserve this valuable ecosystem.

Leave a Reply

Your email address will not be published.